Posteado por: Matilde Amorell | Mie 12 enero, 2011

impaciencia

La primera lección que este año nuevo me esta enseñando es que debo trabajar la paciencia.

Me repito en mi cabeza que el tiempo de Dios es perfecto.

Debo decir que las personas a mi alrededor no me lo facilitan preguntando “para cuándo es la cosa?” cada 3 minutos y medio. Por supuesto, entiendo que lo hacen con toda la buena intención posible, porque están super pendientes de la llegada de mi bebé. Pero cuando uno desea un parto natural es cuando Dios quiera que sea. No es algo programado. Me lo repito a mi misma todo el tiempo. El embarazo dura de 40 a 42 semanas. Voy por la semana 39 y 6 días, tenemos todo listo: cuarto, moises, maletas, recuerditos, carta aval, cuarto de visita, hasta la cocina la arreglamos para la llegada… todo esta listo.

Mientras duermo cada vez que me muevo, mi esposo me pregunta si estoy bien. En las mañanas al despertarnos, me pregunta cómo me siento, casi deseando que le diga “mal, con contracciones horrorosas“. Pero nada de esto ha pasado hasta ahora. Por lo que no queda más que esperar y confiar en Dios. Igual estoy yo, cada vez que siento algo en la barriga, le aplico el scaner de sensaciones, buscando a ver si son los movimientos típicos de mi bebé o vienen las contracciones inminentes, también casi deseando que venga el dolor. Dolor! ven a mi!!! (esa es la impaciencia hablando)

Creo que mi hijo me esta diciendo que le tenga paciencia que él tiene sus ritmos que se los tengo que respetar. Empiezo a creer que tiene que ver con la personalidad de los bebés la manera en como llegan a este mundo. Por ejemplo, a mi amiga se le adelanto un mes el parto, entonces dice que su bebita es una atorada. No sé si tengamos razón o sólo es parte de nuestra necesidad de darle una explicación “razonable” a todo lo que nos pasa.

El asunto que resalta a mi vista es lo impaciente que puedo ser. Fuimos impacientes al buscarlo, pues habíamos decidido esperar 3 meses y sólo aguantamos el primero. Decidimos casarnos en octubre y en diciembre estábamos firmando ante un juez. Decidimos mudarnos un domingo, el miércoles estábamos viendo el apartamento y el lunes firmando el contrato de arrendamiento. He pensado mil veces llamar a la doctora para que me haga la cesárea este viernes. Pero este es un nacimiento, hemos decidido esperar lo médicamente posible, mientras no pongamos en riesgo la salud de ninguno de los dos, para que todo sea natural, para no decidir nosotros el día de su nacimiento. Así que debemos tener paciencia.

Una vez más debo ceder el control, lo cual me parece maravilloso, como aprendizaje por supuesto, no crean que no me cuesta montones.

Mañana cumplimos la semana 40. Aquí estamos a la espera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: