Posteado por: Matilde Amorell | Lun 20 diciembre, 2010

great expectations

Para mi las expectativas suelen jugarnos malas pasadas. Terminan convirtiéndose en decepciones la mayoría de las veces.

Creo que uno tiene que hacerse planes en la vida, pero no aferrarse a su invariabilidad. Es preferible tener varias opciones para no desconcertarse cuando las cosas no salen exactamente como las habías planeado. También creo que tiene que ver con nuestra capacidad de ceder un poco a la manía que podemos tener algunos de controlarlo todo. Ciertamente es difícil controlar el destino aunque sea el de uno mismo, considerando que no somos el único factor que lo determina, pues no vivimos aislados.

Hoy salí de la consulta muy frustrada. A pesar que todo esta muy bien, peso del bebé perfecto, mi peso perfecto, líquido suficiente, latidos del corazón normales, etc… no salí contenta del consultorio.  Y le echo la culpa a las expectativas.

Asisto a un curso prenatal donde me enseñan ciertas cosas que mi doctora llama “románticas“, por las cuales no pondrá en riesgo su trayectoria profesional. Entonces, uno que quiere lo mejor para su bebé, razón por la cual asiste dos veces por semana a clases para actualizarse con todas las respuestas a las dudas que pueda tener, resulta que no puede usarlas.

Por ejemplo, nos enseñaron que tienes derecho a pedir que apaguen el aire acondicionado para parir en un ambiente donde tu bebé pueda permanecer contigo recién nacido. NEGADO. Igualmente, nos enseñaron lo importante que es que pongan tu bebé recién nacido en tu pecho, para calentarlo con tu calor, para calmarlo con tu olor y crear el apego entre los dos. NEGADO. Resulta que se llevan al bebé y te lo devuelven a las 4 horas, porque debe estar en observación.

Algunas de las razones que me dieron, además del compromiso médico que según mi doctora representa que no haya aire acondicionado en el momento del parto por el ambiente estéril que requiere, es que todos nosotros nacimos de esa forma y no estamos locos ni maltrechos. Qué puedes hacer contra este tipo de argumentos?

Pues no queda más nada que esperar que todo salga para lo mejor posible. Que se le ablande el corazón a alguno de los médicos que este presente en la sala de partos, y me deje a mi bebe un poquito más después de recién nacido. Que dejen que el papá lo acompañe mientras lo revisan y me lo devuelvan antes de las 4 horas.

Por eso digo que es mejor no hacerse planes invariables. Puede que nuestra felicidad resida en la flexibilidad que podamos lograr cuando hagamos los planes. Quizás no logre todas las ideas románticas que me metieron en la cabeza estas personas, pero quizás logre algunas que nos sean suficientes a los 3.

Debo aclarar que algunas de estas ideas románticas están plasmadas en nuestras leyes (ordinal 2 Artículo 7 de la Ley de Promoción y Protección de la Lactancia Materna: Alentar y ayudar a las madres a iniciar la lactancia materna inmediatamente en la primera media hora después del parto), sin embargo, por muy abogada que sea, cómo peleo con la persona (especialista) encargada de sacar a mi bebé de mi cuerpo?. Creo que no es muy apropiado o conveniente.

Total que no queda sino esperar que llegue el momento.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: