Posteado por: Matilde Amorell | Lun 28 junio, 2010

chocolate

Quién puede vivir la vida sin un chocolatico? Éste alimento proporciona el éxtasis a todos mis sentidos. Nada más a la vista me produce placer. Comerse un chocolate mientras se derrite en tus dedos, para luego chuparlos lentamente es una experiencia inigualable. Si olfateo que hay uno cerca no puedo resistir la tentación. Apenas entra en mi boca me pongo feliz.

Mi experiencia con el chocolate comienza desde que estoy en la barriga. Aparentemente era el antojo de mi madre. Ella cuenta que a veces sólo almorzaba una gran barra de chocolate. Que delicia. A mi abuela siempre le regalaban chocolates que guardaba en su closet. Nunca me atreví a robarle ninguno, pero como deseaba que me los regalara todos. Al final me los terminaba dando cuando estaban olorosos a perfume, pero de todos modos me los comía.

Si pudiera escoger una experiencia para revivir, sería la primera vez que el chocolate tocó mi paladar. Me produce mucha curiosidad la expresión de mi cara y las sensaciones que experimenté. Tuvo que haber sido positiva porque a partir de ese momento no lo pude olvidar.

Además me gustaría saber si hubo una situación que generó que probara el chocolate o simplemente mi mamá decidio darme un poco. Por ejemplo, en una oportunidad, quede en encontrarme para almorzar con mi amiga y su bebé un día de semana. Ellas venían del colegio, aparentemente mi querida sobrina putativa se tropezó y se cayó antes de llegar al encuentro. Su querida madre le dio un chocolate para compensar su dolor. Y entonces, ella comentándomelo mientras almorzamos, nos dimos cuenta que así es como se aprende que el chocolate calma el dolor. Ella se lo dió naturalmente como una recompensa para que se sintiera mejor. Por supuesto, pensamos que no lo debía volver a hacer o iba a ser una niña, como nosotras, angustiada de por vida por la dieta, pues cada vez que se sintiera mal, tuviera un resbalón o las cosas no salieran como lo esperaba, iba a acudir a la comida, preferiblemente a los dulces, para remediarlo. Uy! ese no era el mensaje que quería mi amiga para su bebé.

En navidad mi mamá me compraba un San Nicolas de chocolate, que yo guardaba para comérmelo el 24. Recuerdo lo comprabamos en la chocolatería alemana de la Avenida Libertador. La navidad no era igual sin mi Santa Claus de chocolate. Incluso de adulta lo he ido a buscar.  Me encantaría que mis hijos tengan sus Santa Clauses de chocolate en el arbolito.

Mi primer novio un día de los enamorados (creo) me regaló un finísimo chocolate blanco que yo guardé disimuladamente con una gran sonrisa y una cara de te luciste mi vida. Pueden creer que es la única forma de chocolate que no me gusta? Por supuesto minutos más tarde llegó mi mamá a delatarme. La pobre víctima quedo muy decepcionado por la falta de tino y mi mentirilla blanca.

La otra clase de chocolate que nunca me gustó, fue la que venía con frutillas confitadas, se llamaba Miramar, alguna vez mi abuela me regaló una bolsita de esas e intentando no desperdiciar tan rico chocolate, extraía la frutilla para comerme lo demás que quedaba. Pero era demasiado trabajo y poco chocolate el que quedaba. Igualmente me pasaba con el chocolate relleno de naranja, a mi mamá le gustaba comprarlo en la Colonia Tovar, pero estos tipos de chocolate yo los califico como chocolate de adulto. Y aún de adulto no me encantan.

El chocolate definitivamente es uno de los más ricos alimentos que existen.

Anuncios

Responses

  1. Querida Matilde,

    El chocolate es, sin duda alguna, una de las razones por las que estoy viva.

    Te cuento que el año pasado, en medio de una fuerte tempestad, mi médico me prescribió…chocolate! Dosis diarias, engullidas con fe (en ese momento curiosamente no me provocaba, y lo ingería como un remedio) que dispararon mis niveles de endorfina lo suficiente como para seguir adelante.

    Yo AMO el chocolate y ahora también le estoy agradecida (salvo por los centímetros que me añadió en las caderas).

    Abrazos y sigue escribiendo; gracias por seguir mi blog (te respondí tu nota sobre los post de / cosas 🙂

    Gioconda

    • jajaja… Adictas al chocolate!! Gracias por pasar a visitarme! Bienvenida nuevamente a tu país.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: