Posteado por: Matilde Amorell | Mie 23 junio, 2010

el corte violento de patas

Hay miles de razones por las cuales un novio te termina o terminas con un novio, por lo general te dicen o dices: no eres tu soy yo, tu eres una persona encantadora pero ya no siento lo mismo, es que las cosas han cambiado entre nosotros, esto no esta funcionando, entre muchas otras que pudiéramos mencionar.

Yo termine alguna vez utilizando alguna de las anteriores y a mi me terminaron un par de veces con palabras textuales de las antes mencionadas. Pero el caso es que no importa cual escojas o escojan porque la verdad es que te aburriste y quieres seguir adelante, hay un chico o chica mas interesante por ahí que no le puedes echar los perros porque te da un poquito de remordimiento de conciencia, te comienza a dar fastidio cumplir con tus “deberes de novia o novio“, antes llamabas 15 veces al día, ahora se te olvida.

En las oportunidades que me dieron mi corte violento de patas, recuerdo haber actuado muy estoicamente, sin expresión de dolor evidente, muy comprensiva, contestando: si es cierto las cosas han cambiado, yo tampoco quiero continuar, o cualquier cosa parecida a lo que me estaban diciendo. Es asombroso descubrir el efecto que tiene la indiferencia en esas situaciones sobre el interlocutor. Pareciera que estuvieran esperando un acto dramático al nivel de Lupita Ferrer: nooooooooooooooooooo! nooooooo me hagas estooooooo, como voy a continuar mi vida sin tiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!! con lágrimas y hipeo incluido. No se supone que lo que querían era salir de la relación, no es mejor esa salida fácil, por qué el oculto deseo que el otro tenga dolor, si ni siquiera tu lo estas sintiendo. Definitivamente el humano es una cosa seria y despiadada.

Recuerdo en una ocasión me enteré la verdadera razón por la que me dieron mi corte violento de patas. Resulta que el problema era que mi personalidad cambiaba cuando estaba enamorada. Mi personalidad, aparentemente fuerte y decidida, se había convertido en blandengue y sumisa, por lo que ya no era del interés de ese individuo. Aparentemente, esos eran los efectos que el “enamoramiento” producían en mi, los que eran contraproducentes para la duración de mi relación.

Total que en algún momento descubrí que este sujeto, la verdad, era que tenía razón. Y entonces a punta de golpes, porque no hay otra manera de aprender en esta vida, siendo que el ser humano es una cosa seria, despiadada y bruta o de lenta educación, aprendí que era cierto que mi personalidad cambiaba, me volvía en un ser sin voluntad y sin carácter. Hacía todo lo que el otro quería que yo hiciera. Algo así como Runaway Bride, que los huevos favoritos de la tipa cambiaban según el gusto del novio. Un perfecto camaleón aburrido que le preguntaban: a dónde quieres ir.- y contestaba: a donde tu quieras mi amor.- qué quieres comer.- :lo que tu quieras mi vida. Y entonces quise aplicarme un corte violento de patas a mi misma por zonza. E hice como Julia en la peli y me descubrí a mi misma.

Gracias a Dios hoy en día disfruto de una relación saludable y estable donde mi esposo me ayudó en mi proceso de descubrimiento, un poquito por las buenas, un poquito por las malas, pero él siempre me preguntó y me pregunta por mis planes, lo que realmente me gustaba hacer, lo que me apasionaba, lo que me veo haciendo en 5 años, me ayudó a proyectarme para descubrir como me gustaría verme. Y aunque algunas veces soy complaciente con él, no tiene que ver con la disminución de mi personalidad, igualmente él es complaciente conmigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: