Posteado por: Matilde Amorell | Vie 7 mayo, 2010

ojos que te ven, palóma turca

Ese es tan sólo uno de los refranes con los que te puede salir mi abuela.

Durante muchos años fue Juez Superior Mercantil Bancario a nivel nacional. La propia jueza de la época de los adecos y los copeyanos. Muy emperifollada y encopetada. Fue una de las primeras generaciones de mujeres que fue a la universidad. En esa época quedaba en donde hoy está el Palacio de las Academias, en las esquinas de La Bolsa a San Francisco.

Siempre he tenido la impresión que es avanzada para su época, aunque se haga para muchos asuntos la anticuada, la verdad es que es un disfraz que usa por el año en el que nació.

Vivió en Londres, donde nació el más viejo de mis tíos. No se cansa de contar cuando estuvo en el Buckingham Palace en la coronación de la reina, ni su experiencia en el barco transatlántico. No me imagino como fue su vida en esa época, recorriendo las calles toda glamorosa. Sólo la he visto en pantalones una vez, en una foto muy muy joven.

Una de sus hermanas se casó con un francés, nunca tuvo hijos. Vivía en una casa grandotota, con pasadizos secretos y puertas escondidas. Unos perros gigantes eran sus guardianes. Su casa tenía un olor especial que en este momento se me viene a la memoria, mazapán. Ellas pasaron años sin hablarse.

Mi abuela tuvo 5 hijos. Los cuales dice nunca buscó, pues ella ni interés en casarse tenía. Sólo que mi abuelo la convenció: déjese querer le dijo un día. Ella se dejó querer y quiso. Dicen que cuando iba a buscar a mis tíos al colegio en su Wagoneer, tiraba carterazos al azar para que los montruos se quedaran tranquilos (4varones y 1niña).

Mi abuela es de las señoras que todavía usan medias pantys hasta para ir para la playa. Cuando íbamos para Margarita, la podías encontrar en la misma playa, aproximadamente en el mismo cocotero, con su vestido de playa de todos los años y su pamela. Es una mujer de tradiciones, va al mismo peluquero desde que volvió de Inglaterra, el señor se mudó y ella lo siguió, el señor se murió y ella se quedo con su aprendiz. Los domingos la acompañabamos a misa, para luego almorzar en algún restaurant, miento, para luego almorzar en los dos mismos restaurantes de siempre, o el Le Coq D’or de la Casanova o en La Salamandra de la Trinidad. Luego que el Gallo de Oro se mudo para Las Mercedes, nunca fue el mismo, muy concurrido por lo que mi abuela llama “la farándula y el nuevo riquismo, pura gente chabacana”. Todavía ella nos pregunta a que restaurant queremos comer, pero más vale que tu sugerencia cuente con unos mesoneros profesionalizados en el arte de servir, porque sino ella se encargará de hacerles la inducción.

Mi abuela es la señora que le dijo a una de mis invitadas en mi cumpleaños “yo soy la abuela, y tu quién eres?” Ella te dice las cosas de frente, si estas gordo, si te adelgazaste, si ese sostén que llevas puesto hace que tus lolas quinceañeras se te vean caídas, cualquier cosa, es capaz de decirtela, para bien o para mal.  

Las tradiciones navideñas siempre están rociadas con un poco de caos, pero por eso no deja de ser mi sitio favorito para pasar esas festividades, con unas manzanas horneadas y unas cebollitas dulces que siempre prepara. En su casa celebré mis primeras piñatas, la primera comunión, mi graduación, los 25 años, hasta mi matrimonio. Nunca esta libre de gritos, de malos entendidos, esa música esta muy alta, no me quiten el florero de allí porque le quita la personalidad a la casa, pero allí seguimos celebrando.

Mi abuela ha sido mi confidente, ha guardado mis secretos, se ha convertido en mi cómplice. Es quien me influenció, sin decirme nada, para que fuera abogado. Con ella conocí Nueva York. Me enseñó que las mujeres teníamos que trabajar, porque los pequeños potes de cremas para las arrugas, los hombres no entienden porque cuestan tanto, entre otras cosas, por eso necesitamos nuestra independencia económica.

A mi abuela la quiero, con todos sus defectos y sus nuevos achaques.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: