Posteado por: Matilde Amorell | Dom 4 abril, 2010

mis amigos mis hermanos

Como los pájaros mis amigos migran a tierras mejores, mientras tanto me voy quedando solita.

Siempre, mis amigos han tenido un rol importante en mi vida. Creo que como hija única, les he asignado el papel de hermanos. Pero también, por mi carácter o mi personalidad (habría que preguntarle a ellos) me han otorgado ese rol tratándome como su confidente de historias de amor, peleas entre amigos, problemas familiares y cualesquiera otros. La verdad es que, gracias a Dios, siempre han confiado en mi y yo en ellos.

Desde hace tiempo, mis amigos han comenzado a mudarse. A penas a los 12 años, mi mejor amiga, la más antigua, la que tengo desde los 4 años, se mudo al Norte a vivir su adolescencia. Por supuesto, nos ha costado (o me ha costado) Facebook y su ayuda para volver a reconectarnos. Con todo eso, no tenemos planes de vernos en un futuro ni remoto, lo cual le atribuyo a nuestra poca madures para el momento de la separación, nuestro cambio de intereses y el destino.

Luego, otros amigos se han ido yendo, a estudiar sus carreras, sus postgrados, en universidades en el exterior. Con esfuerzo hemos mantenido contacto, nos queremos como siempre, pero no estamos al día con nuestras vicisitudes. No conozco sus casas ni ellos la mía, no se con quienes salen, quienes son sus amigos, o que pensamiento les perturba durante las noches.

Ahora, en estos tiempos turbulentos del país, la cosa se ha intensificado. Quien tiene alguna nacionalidad distinta o alguna relación internacional, no ha dudado en usarla en su beneficio y “marcar la milla“. Ahora dicen que tengo casa en EEUU, Canadá, España, Francia, entre otros.

Y bueno, toca aprovecharse de todas las ventajas tecnológicas, que en su momento mi primera amiga y yo no tuvimos, y conectarnos por blackberry, skype, twitter, magicjack, facebook y cualquier espécimen de esa naturaleza, para pretender que no se han ido sino que están de parranda. Y es así como tratamos de mantenernos al día con nuestros pensamientos, sentimientos y cualquier otra cosa que amigos/hermanos comparten de su día a día.

Sin embargo, sigo con un problema, quiero que mis hijos crezcan con sus hijos, que nos comparemos las barrigas cuando estemos embarazadas, si se puede agarrarles la mano en el parto, cargar a su bebe recién nacido, oír a sus hijos decirme tía y que formen parte de los detalles de mi vida. Todavía esto la tecnología no me lo ha sabido proporcionar. Es lo que me preocupa y lo que hace que los extrañe cada días más.

Parece que así es la vida y habrá que acostumbrarse a ello.

Anuncios

Responses

  1. No es lo mismo decirlo que vivirlo.

    Cuando piensas en irte, te “imaginas”, “sabes de antemano” que extrañarás a los tuyos, tus amigos, tu rutina, tu trabajo, tu ciudad, pero dices “podré soportarlo” y te vas, así sin más, te vas, dejando todo eso atrás.

    Luego llegas, estás procesando todo lo nuevo, en una nube, en mundo nuevo, como tonto viendo el cielo, los edificios, las calles, la gente (otra gente). Tu mente está entretenida en ubicarte, en casa y trabajo.

    Pasa el tiempo y aterrizas, finalmente aterrizas, sin los tuyos, sin tus amigos, con otra rutina, otro trabajo en otra ciudad, una ciudad que al fin y al cabo no es tuya por mucho que lo intentes.
    Y ahí es cuando procesas que todo lo viejo, realmente está atrás. Lo que antes “imaginabas”, o creías “saber” ahora lo vives y créeme no es como lo imaginabas, verdaderamente no lo sabías y duele, empiezas a dudar de que puedes soportarlo.

    El tiempo sigue pasando, forzosamente te entretienes con otras cosas. Te inventas fórmulas, mecanismos para no estar en un estado constante de ligera tristeza, hasta el punto de simplemente no pensar en tu gente, en tu ciudad, que cuando apenas se asomen por tu pensamiento los desechas rápida pero momentáneamente.

    También con el transcurrir del tiempo empiezas a pensar en cosas que antes no se te cruzaron por la cabeza, por ejemplo, sólo una de ellas: tus hijos sin abuelos cerca, sin tíos (sin tíos postizos), sin primos, sin familia básicamente, en tus hijos solos contigo. Tampoco es justo para ellos, para tí, para los abuelos, tíos (tíos postizos), primos, para nadie. Y qué decir con lo de que te encontrarás inexperta en la maternidad y de paso sola, recurriendo a un teléfono para preguntar ¿cómo se hace esto y aquello?. Y es cuándo te preguntas ¿será mejor para mis hijos crecer en un lugar “mejor” pero solos, o tener a su familia cerca en un lugar que “a lo mejor” (según tú) no es bueno para ellos?. Bam! otro golpe de realidad!

    Empiezas a creer eso de que “la felicidad nunca es completa”, siempre me había molestado esa frase, pero ahora me la creo porque la vivo. Vivo con una sombra constante, se llama tristeza. A veces me deja tranquila, sólo cuando la felicidad de un instante la opaca, pero no por mucho tiempo, vuelve la muy mala.

    Una persona que tiene mucho más tiempo que yo lejos de los suyos, de su casa, de su país me dijo sabiamente: “no dejes que nada de lo que vivas aquí (entiéndase en otro país) te cambie”. En su momento la escuché con atención pero ahora es cuando entiendo lo que quería decir, y le doy la razón, a pesar de lo difícil que es.

    Pero nada está escrito y somos dueños de nuestro propio destino…

    Gracias a la creadora de este blog por dejarme expresar lo que se vive al otro lado, cuando “marcas la milla”. Y para los que están pensando hacerlo piénselo no dos, ni tres, sino muchas veces. No es tan fácil como parece, por muy cliché que sea la frase, no deja de ser la verdad.

    Besos

    • ICCA que lindo escucharte expresar tus sentimientos. Nunca pensé que había sido tan difícil. Sin embargo, creo que tomaron la decisión correcta. Aún cuando creas que tus hijos no van a tener a sus abuelos, tíos postizos y no postizos cerca, siempre podrán acercarse. Recuerda que les estás regalando calidad de vida. Igualmente, las esperanzas que nuestro país vuelva a ser mejor nunca mueren. Ya inventaremos la fórmula para estar mas cerca. Muchos cariños.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: