Posteado por: Matilde Amorell | Vie 12 marzo, 2010

hija y ahora esposa

Pareciera que la vida se tratara de roles que hay que interpretar…niña, miembro familia, estudiante, abogado, esposa… la lista continúa. Todos estos roles tienen el peso de la expectativa de los demás. Como debería comportarse “normalmente” la niña, que juegue con muñecas porque con espadas no es apropiado, las notas que se supone que debe sacar, el trabajo bien remunerado que debe conseguir, el marido ejemplar con el que se debe casar, una lista de deberes. Y, ¿qué puede generar mayor expectativa para los padres que una única hija?, a eso restale uno de los padres y multiplicado por cero, es decir, todas las expectativas de una mamá derramadas en una pobre criatura.

Yo, en nombre de esa pobre criatura, pido que la liberen de ese yugo!

Las mamás tienen que saber que, aún cuando les debemos la vida, no le debemos la obediencia en la forma de vivirla. Los hijos tenemos derecho a tener nuestros propios sueños, decisiones, elecciones, errores y frustraciones. Sepan que somos hijas, pero además somos personas, nos deben igual respeto del que exigen, nos convertimos de niñas a mujeres, y queremos que nos traten según lo que somos. Que no nos tengan que dar la comida en la boca o mantenernos económicamente, no significa que no las necesitemos, siempre requerimos el consejo, el apoyo, la observación, la presencia, pero desde el amor, nunca desde el reproche, la deuda, la rabia, la represalia o el maltrato.

Entonces, además del rol de hija, también tienes que asumir los demás roles… creces y te conviertes en esposa. Pero resulta que tu esposo y tu madre no se llevan bien, pues claro si tu y tu madre no se llevan del todo bien tampoco, ¿qué esperar?. Bajo ese escenario, quizás alguien me pueda decir ¿dónde está el Chapulín Colorado?. ¿Cómo interpretas a la hija y a la esposa de las expectativas? si como hija te casaste con el que no debiste y como esposa no tienes la abuela de los hijos ideal.

Renuncio a este show, solicito sean quemadas en la hoguera todas las expectativas!

Si abandonáramos las expectativas pudiéramos ser mas libres y gozar de la vida tal cual viene.  No vivir esperando algo de los demás. Esto no implica renunciar al derecho de exigir: respeto, buen trato, comprensión, sobretodo de nuestro seres queridos. Pero Dios mio un poco de paz mental para este ser del que la expectativas de los demás están fuera de su control.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: